domingo, 29 de mayo de 2011

Muere Juan Ramón Sáenz conductor de "La Mano Peluda"

La muerte de Juan Ramón Sáenz



 Murió Juan Ramón Sáenz

¿Quien no recuerda alguna de las historias de "La mano peluda"?, el programa de terror más visto en la radio nacional, más bien en todos los medios a nivel nacional. Alguna de esas historias es tan "pesada" o de tanto miedo que es mejor no recordarla, solo recuerdo que era sobre una llamada telefónica y un pacto...

¿Quien no recuerda la frase "aquí se respira el miedo"?....

Hoy día Domingo 29 de Mayo del 2011 fallece el comunicador Juan Ramón Sáenz a los 47 años de edad, la causa de su muerte es un para respiratorio causado por una bacteria gastro intestinal.
Según relata su esposa Rosario: 

"Las cosas se complicaron y tuvieron que practicarle hemodiálisis debido a que le afectó una bacteria que los médicos jamás pudieron controlar. Ayer (sábado) lo operaron de emergencia, pero ya no pudo recuperarse, su organismo estaba muy deteriorado y murió a las 16:00 horas de este domingo"
Su amigo Carlos Suárez agrega:
"De inmediato le administraron antibióticos, pero ya estaba muy grave, no hubo más que hacer. Todos estamos muy consternados ante la noticia porque jamás pensábamos en este desenlace, era mi amigo"
 
Desde este blog todas las condolencias a la familia y amigos, pero además a todos los radioescuchas que lo admiraban no solo por ser gran conductor, sino por ser una gran persona.

Sáenz mantuvo 14 años al aire el programa "La Mano Peluda" en Radio Fórmula, antes de su nuevo proyecto en Exa Radio.

Durante su niñez, su abuelo lo influenció al contarle historias de terror, lo que le provocó en Sáenz interés por lo paranormal, lo cual lo llevó no sólo a crear su popular programa, sino también a tomar varios cursos, uno de ellos sobre exorcismo, en el Vaticano.


Para recordar:

Juan Ramón Sáenz era licenciado en abogacía y alguna vez fue abogado en un ministerio público, como cambia la vida cuando eliges tu verdadera vocación...

Comenta el artículo

blog comments powered by Disqus

Sígueme por e-mail