lunes, 28 de febrero de 2011

La obesidad y el sobrepeso - El gobierno y los mitos de las dietas

Las calorías son malas"



En las últimas noticias cada vez más son destacadas las noticias sobre el sobrepeso y la obesidad en los países en desarrollo, en México el presidente Felipe Calderon afirma que estos padecimientos tienen un cosoto de 42 mil 416 millones de pesos por año.
Gracias al aumento en la publicación de este tipo de noticias la industria de los productos  milagro no se ha quedado atrás. Por lo tanto cada vez más somos constantemente bombardeados con anuncios en periódicos, revistas, televisión, radio, internet, acerca de lo importante que es no comer muchas calorías. Pero no se queda allí, se anuncian productos que te bajan el colesterol, te llenan de energía, te bajan la grasa corporal, todo lo que tenga que ver con el padecimiento es "curado" por estos productos, para colmo están los que "hacen todo al mismo tiempo" en un mismo frasquito.
Esto no se queda ahí, actualmente los gobiernos de muchos países, incluyendo México, han promulgado leyes que empujan a la industria a vender productos con cada vez menos calorías, y no solo por la competencia del mercado. El problema de este paradigma es que centra el problema en las calorías, refiriendo implícitamente que si consumes productos con pocas calorías es menos probable que llegues al temible sobrepeso.
Cualquier individuo con esta perspectiva puede afirmar que las calorías son el enemigo público número 1 de los países desarrollados y en vías de desarrollo. Las enfermedades derivadas del sobrepeso, se dice, son bastantes y las primeras causas de muerte en nuestros países. Aquí el problema es que aunque una persona coma relativamente poco durante el día, puede desarrollar con el tiempo una considerable cintura, es decir, grasa abdominal; no obstante apenas y se halla dado cuenta los momentos de cuando pasó de un IMC de 20 a 21, de 21 a 22, hasta llegar a más de 25.
Entonces aquí viene la pregunta: ¿la capacidad económica de las personas para adquirir alimentos cada vez más baratos y ricos en calorías es contraproducente?, la respuesta es un rotundo NO. A mediados del siglo pasado, en el caso de México, no existían los problemas de obesidad tal como hoy los tenemos; sin embargo, la gente no vigilaba las calorías que consumían ¿por qué?, pues como un porcentaje significativo de la población trabajaba en el campo o en labores domésticas (con la falta de aparatos eléctricos que las facilitan) quemaban fácilmente las calorías que consumían por los alimentos. 
¿Se ha preguntado por qué el cuerpo humano facilita tanto el almacenamiento de grasa?, hoy en día la respuesta no es tan obvia, pero redirigiéndonos al pasado esta es fácil, porque las calorías almacenadas en forma de grasa son la base de nuestra supervivencia como especie, así pudimos sobrevivir las innumerables hambrunas que tuvieron que padecer nuestros ancestros. Cuando el alimento era difícil de conseguir, su posesión era muy apreciada y almacenar calorías nunca fue un problema para nuestro cuerpo, al contrario, fue lo que nos mantuvo caminando y luchando para poder conseguir más calorías. La clave para que nuestro cuerpo no almacene todas esas calorías que se notan en forma de panza, es igualar el gasto con el consumo, se sabe que 3500 calorías representan aproximadamente una libra de peso (0.45 Kg), entonces si diariamente consumes 100 calorías en exceso que tu cuerpo no quema en ejercicio, por el proceso metabólico, etc. Entonces haciendo cuentas en 3 meses puedes subir tranquilamente 1 kilogramo de peso y sin darte cuenta (comiendo productos “light”). Tal vez no parece mucho pero a los 5 años ya podrían ser 20Kg al mismo ritmo de consumo-gasto de calorías.

Este tema merece un trato más profundo, con el tiempo publicaré más sobre el mismo, pero recuerda, "la única verdad sagrada es que no existen las verdades sagradas", no hagas caso de recomendaciones que no tengan sustento racional.



Comenta el artículo

blog comments powered by Disqus

Sígueme por e-mail